De ventoleras, fríos y nublaos…

En artículos anteriores hablamos de lo útil que puede sernos la Terapia Manual Energética propuesta por Marc Pialoux. Hoy veremos cómo, con la ayuda de la Acupuntura, podemos permitir a nuestros pacientes solventar algunos problemas de adaptación que desencadenan una sintomatología muy variada, “difícil” de relacionar con una causa mecánica y de resolver por completo, pero que sí podemos disminuir la frecuencia con la que aparece.

Para ello, voy a compartir con vosotros un caso de un paciente que he atendido en mi consulta este último mes y me fue derivado por una compañera con la que trabajo habitualmente.

Hace un par de semanas, un chico de mediana edad y con aspecto de deportista, acude a la consulta aquejado de “mareo” y dolor lumbar, que él me define en “forma de cinturón, como rompiéndole en dos” que no le permite, sobre todo, “levantarse del sofá como si nada”.

Me dice que todo empezó hace un mes aproximadamente, de repente, al levantarse una mañana, después de haber estado el día antes haciendo kite surf. No lo asocia a nada en particular, puesto que no tuvo ninguna caída fuerte ni nada por el estilo. Después de 2 sesiones con mi compañera está bastante mejor, pero esa sensación de mareo (que ha sido revisada por un neurólogo y un otorrino descartando alteraciones significativas) y esa molestia al levantarse, no se le acaban de quitar.

Siguiendo la anamnesis energética, le pregunto si ese día que hizo kite surf hizo mucho viento, y si el contacto con el viento le desencadena habitualmente algo. Me contesta que sí, que fue un día de poniente fuerte y que habitualmente no, pero que en ocasiones después de pasar un tiempo en una zona muy ventosa, le aparece dolor de cabeza.

Esto que nos cuenta el paciente para nosotros es muy importante, porque, dentro de la fisiología energética el tercer nivel, el superficial, es el encargado de utilizar la energía para adaptarnos al clima y a la hora del día, y podría ser que encontráramos un bloqueo energético aquí.

Realizo como siempre un tratamiento global manual inicial, y la verdad es que encuentro algún bloqueo, pero todos muy adaptativos y fáciles de solucionar, y ningún problema mecánico “grave: ni en la zona cervical alta y craneal, ni en la zona lumbar (zona en la que tiene molestias todavía).

Entonces sólo me queda comprobar en el pulso si existe un bloqueo puramente energético: observo un bloqueo en la Casa Agua en relación con la Vejiga, en la zona que nos informa del movimiento madera, y decido pinchar el 3 de Ren Mai, que es el punto indicado en ese momento. Este punto es del segundo nivel y me va a ayudar a distribuir la energía correspondiente al movimiento madera dentro del Vaso Maravilloso del Yang Qiao. Sigo con mi diagnóstico y encuentro bloqueo en Casa  Madera, concretamente en su movimiento madera (otra vez) en relación al Hígado. Pincho el punto 1 del meridiano del H.

Aquí tengo una posible respuesta de por qué esa molestia apareció después de un día de viento, sin motivo aparente y también de por qué no acababa de solucionarse. La adaptación a cada uno de los tipos de clima corre globalmente a cargo de los meridianos, siendo el meridiano de Hígado el encargado de adaptarnos al viento y a los cambios de presión, y exactamente eso es lo que hemos observado al pulso: dos bloqueos energéticos (uno en el nivel de distribución y otro en el nivel de adaptación) ambos en relación con la Madera.

Al cabo de una semana regresó el paciente, y me comentó que los primeros días no notó mucho cambio, pero que a partir del tercer/cuarto día la sensación de mareo, que ya llevaba un mes y algo con él, había desaparecido y que la molestia lumbar al levantarse era muy leve.

Esta es la manera en que la Terapia Energética, y en este caso la Acupuntura, puede ayudarnos a mejorar nuestra adaptación al clima.